El debate de la abdicación, abierto en España