La culpa fue de la reina, pero ¿de cuál?