Solo la mitad de los enfermos con cáncer terminal reciben tratamientos paliativos en España