Las cuentas del rey, a la vista de todos