Pedro Sánchez y César Luena, cabizbajos, en la sede de Ferraz