En España murieron 23.000 personas más de las que nacieron