El presidente de Murcia sigue aferrado a su cargo desoyendo a Ciudadanos