El tijeretazo de los recortes golpea a los jubilados