Todos contra el contrato único, menos UPyD