El aire contaminado que respiramos causa una de cada diez muertes en niños menores de cinco años