El conflicto de El Prat, en manos del Gobierno