El conflicto en Cataluña ya afecta a la economía local