Se confirma la muerte del cerebro de los atentados de Barcelona