Borrell confiesa que la política de ibuprofeno con Cataluña ha fracasado