El confidente que alertó del maletín de los suegros de Granados temía represalias