Los condenados por terrorismo no podrán ser altos cargos de la Administración