Cuatro de los 18 condenados por los atentados del 11-M están en libertad