El comunicado de Jordi Pujol crea un revuelo entre los partidos políticos