El complicado paso de un autobús entre dos paredes de nieve de más de cuatro metros en Cataluña