Ni presos ni referéndum: la Generalitat, decepcionada con la reunión bilateral