La confesión de la presidenta del tribunal vuelve a poner contra las cuerdas a Cifuentes