La ciclogénesis explosiva deja 33 provincias en alerta por lluvias, viento y olas