La oposición ve en Garoña un pretexto para alargar la vida útil de las nucleares