Aumenta la presencia de policías y guardias civiles en Cataluña por las dudas sobre los mossos