La onda expansiva de la caída de Soria llega a De Guindos