La infanta Cristina vuelve al banquillo de los acusados