Puigdemont acusa al Gobierno de “fascismo” y denuncia la complicidad de Europa