Los políticos presos vuelven a Cataluña