La bronca por los lazos amarillos se envenena en Blanes