Una bola de fuego cruzó España de punta a punta en Nochebuena