2.000 conductores se plantean su futuro ante la marcha de Uber y Cabify en Barcelona