El Ayuntamiento de Barcelona cuelga un lazo amarillo por la libertad de los presos