El ayuntamiento de Madrid se persona en el caso del chat de los policías municipales