El atropello masivo en Barcelona replica el 'modus operandi' de los atentados de Niza, Berlín o Estocolmo