El 75% de los ataques yihadistas en Europa hasta 2013 costó menos de 10.000 dólares