Arrimadas muestra una bandera española en el Parlament y la acusan de avivar el conflicto