Con cinco años Kayla lo tiene claro: “¡Soy una niña trans!”