Las altas temperaturas disparan en octubre el turismo de playa