Los alemanes consideran a España un país corrupto, pobre y de ciudadanos ociosos