200 alcaldes soberanistas, en Bruselas para pedir a Europa "que deje de mirar hacia otro lado"