El primer alcalde del Sí, ante los tribunales