El 21D ahonda la grieta de la división entre los partidos