Los adolescentes siguen pensando que algo habrá hecho ella si sufre violencia de género