Colau pone el ayuntamiento de Barcelona a disposición del referéndum del 1 de octubre