El juez da cinco días para pronunciarse sobre la imputación de la Infanta