La acampada en la barcelonesa Plaza de Cataluña podría vivir sus últimas horas