El rey, amante del deporte