Xavier García Albiol se sentará en el banquillo por unos folletos xenófobos