Vive recluido en un garaje comiendo basura