Martínez Pujalte copiaba en Internet los informes que vendía a Arístegui y de la Serna